La rebelión de los dos años ¿Cómo lidiar con un niño de 2 años de edad?

¿Su hijo está pasando por la rebelión de los dos años? ¿Te preguntas cómo lidiar con un niño de dos años? Oh…ser padres, sin duda toda una experiencia cual carrusel o como decía una publicidad “Ser padres es caóticamente hermoso”. Me parece la mejor descripción para lo que implica criar otros seres humanos más pequeños que tú.

Habrá momentos que os cuales quisieras tener un cohete para la luna donde mandar a tus hijos y habrá ocasiones en las cuales sientes que estás flotando sobre una nube de algodón de azúcar y unicornios.

Si pensaste que tu hijo cuando está en la etapa de recién nacido, es la más laboriosa…pienso que no. Cuando comienzan a caminar es otro maratón olímpico porque quieren meterse todo a la boca y hay que estar pendiente.

La rebelión de los dos años ¿Cómo lidiar con un niño de 2 años de edad?

Desde el primer año hasta el segundo, tienden a enfermarse con frecuencia…y eso es normal, no es de preocuparse. En esa etapa están desarrollando inmunidad.

Y cuando cumplen los 2 años…viene la primera etapa de rebeldía (no es la adolescencia precisamente). Y acá te digo qué puedes hacer para no buscar ese cohete con destino a la luna.

La rebelión de los dos años ¿Por qué sucede esta rebeldía?

Imagina que tu hijo de 2 años comienza la mañana gritando: «¡No, yo lo hago!» cuando viertes la leche en su cereal. Luego, en otro momento se niega rotundamente a guardar cualquiera de los juguetes que ha sacado.

Más tarde, tu hijo tiene un berrinche completo porque está jugando con sus amigos cuando llegas para recogerlo en la guardería. ¿Este niño está tratando de volverte loco?

La rebelión de los dos años Cómo lidiar con un niño de 2 años de edad
La rebelión de los dos años ¿Por qué sucede esta rebeldía?

La verdad es que tratar con un niño desafiante de 2 años es una parte notoriamente difícil de la crianza de los hijos. No lo llaman los «dos terribles» por nada.

Cuando tu hijo grita: «¡No!» o tirarse al suelo, patear y gritar, no es divertido para ti, pero es una reacción normal para un niño de esta edad. (Y también para niños un poco más jóvenes o mayores).

¿Cómo lidiar con un niño de 2 años de edad?

Piénsalo: Tu hijo está atrapado en la emoción y la frustración que conlleva su autonomía en ciernes. Quiere explorar su mundo y poner a prueba sus límites. Al mismo tiempo, está luchando por aprender a controlar sus acciones, impulsos y sentimientos.

Tal vez su hermanito reciba más atención que él, o tal vez no le guste cuando se supone que debe dejar todo a pedido. Su comportamiento desafiante puede no ser siempre apropiado, pero es de esperarse a esta edad.

Puedes terminar con algunas canas cuando todo termine, pero sobrevivirás en gran medida intacto al tratar de entender de dónde viene tu hijo y manejar sus reacciones tormentosas con cuidado.

¿Qué puedes hacer?

Sé comprensivo

Cuando tu hijo grita y llora porque no quiere salir del patio, abrázalo y dile que sabes que es difícil irse a casa cuando se está divirtiendo tanto.

La idea es mostrarle que, en lugar de ser parte del problema, en realidad estás de su lado.

Trata de no enojarte, incluso si te sientes avergonzado frente a los otros padres. Sé amable pero firme al hacer que se vaya cuando llegue el momento.

Pon límites

Los niños pequeños necesitan, e incluso quieren, límites, así que configúrelos y asegúrese de que su hijo de 2 años sepa cuáles son.

Explícale: «No pegamos. Si estás enojado, usa tus palabras para decirle a Adam que quieres que te devuelvan el juguete». o «Recuerda, siempre tienes que tomar mi mano en el estacionamiento».

Si tu hijo tiene problemas para cumplir con las reglas (como lo hace cada niño de 2 años), trabajen juntos en soluciones.

Por ejemplo, si golpea a su hermanito porque se siente excluido, deja que te ayude a alimentarlo o bañarlo, y luego encuentra una manera de que él luego tenga su tiempo especial contigo.

Si se levanta de la cama porque le tiene miedo a la oscuridad, pon una luz de noche en su habitación.

Reforzar el buen comportamiento

En lugar de prestarle atención a tu hijo solo cuando se está portando mal, intenta atraparlo actuando apropiadamente: «Gracias por jugar con Carlos mientras le cambio el pañal. ¡Eso es muy útil!»

Y aunque tu instinto puede ser reprender a su hijo cuando su comportamiento es inaceptable, elije tus palabras cuidadosamente para que quede claro que desapruebas el comportamiento, no el niño.

Gritar y avergonzarse solo puede producir un comportamiento más negativo. TU hijo puede seguir tu ejemplo y gritarte, y te encontrarás enseñando el comportamiento que quieres que cambie.

La rebelión de los dos años ¿Por qué sucede esta rebeldía?
La rebelión de los dos años

Tu mejor herramienta como padre es enseñar con el ejemplo. Habla con calma, claridad y firmeza, no con enojo, culpa o amenazas.

Claro, eso es difícil de hacer cuando has perdido los estribos o tus nervios están agotados, pero recuerda que es poco probable que tu hijo adopte un comportamiento que no puedes exhibir.

Recuerda también que disciplinar a tu hijo no significa controlarlo, sino enseñarle a controlarse. El castigo puede hacer que se comporte, pero solo porque tiene miedo de no hacerlo.

Es mejor que tu hijo de 2 años haga lo correcto porque quiere, porque le hace el día más divertido o lo hace sentir bien.

Utilice los tiempos de espera, positivamente

Se puede usar un tiempo muerto con niños de esta edad si nada más funciona.

Úsalo más como una oportunidad para que tu hijo se calme y se mantenga bajo control, no para castigarlo por carecer del control emocional que es demasiado pequeño para tener.

Cuando tu hijo está listo para explotar porque no se sale con la suya, un tiempo de espera puede ayudarlo a refrescarse.

Si te sientes demasiado agitado, tómate tu tiempo libre, solo para calmarte y ordenar tus pensamientos. No solo dará un buen ejemplo, sino que podría obtener un descanso muy necesario.

Una vez que ambos se sientan mejor, es el momento de hablar sobre el comportamiento apropiado.

Empoderar a su hijo de 2 años

Brindar oportunidades para que tu hijo tome sus propias decisiones le permite probar algo de su nueva autonomía en un entorno controlado.

En lugar de exigirle que se ponga los pantalones que ha seleccionado, por ejemplo, permítale elegir uno de los dos pares que ha presentado. Pregúntele si quiere guisantes o judías verdes con la cena.

Otra forma de ayudar a su hija a sentirse más en control es decirle lo que puede hacer en lugar de lo que no puede hacer. En lugar de decir: «¡No! ¡No tires esa pelota en la casa!» di: «Salgamos y lancemos la pelota juntos».

Si quiere un cono de helado antes de la cena, dile que puede elegir entre una rebanada de queso y una banana.

Elige tus batallas

Si tu hija de 2 años quiere usar su cuello de tortuga a rayas con sus leggins de lunares rosados, ¿qué le importa? Si quiere gofres para el almuerzo y mantequilla de maní y mermelada para el desayuno, ¿cuál es el daño?

A veces es más fácil mirar hacia otro lado cuando se salpica en un charco de barro en el camino a casa, por ejemplo, o mete su títere debajo de la cama en lugar de ponerlo en el estante adecuado.

La rebelión de los dos años – Respeta su edad

Trata de evitar situaciones que seguramente harán que tu hijo de 2 años se derrumbe.

¿Por qué arriesgarse a llevarla a un elegante restaurante cuando podrías hacer un picnic en el parque? ¿Cuán realista es esperar que tu hijo se comporte en una tienda de ropa o se siente tranquilo durante una reunión comunitaria de una hora?

Si te encuentras en una situación difícil, haz todo lo posible para evitar una confrontación con su hijo. A esta edad, la supervisión constante y la redirección son las herramientas más eficaces para la crianza de los hijos.

Saca a tu hijo de manera amable pero firme de lo que no puede hacer y dale una actividad que pueda hacer.

Finalmente, respeta el mundo único en el que vive tu hijo de 2 años, especialmente la forma en que percibe el tiempo (o no).

En lugar de esperar que salte de un juego en la guardería para ir corriendo a casa contigo, dale unos minutos y ayúdalo a cambiar de marcha. («Alejandra, nos vamos en cinco minutos, así que por favor termina»)

La rebelión de los dos años ¿Por qué sucede esta rebeldía?
¿Por qué sucede esta rebeldía?

No hay garantía de que tu hijo se separe de su diversión sin quejarse. Pero mientras seas paciente y constante, tu hijo eventualmente aprenderá que el desafío no es la forma de obtener lo que quiere.

Ahora bien ¿Ya tus hijos te sacaron las canas durante esta etapa? ¿Cómo fue o ha sido tu experiencia al respecto? Déjalo en tus comentarios y vamos a aprender todos juntos acerca de esta maravillosa…y un poco caótica etapa.

La rebelión de los dos años ¿Cómo lidiar con un niño de 2 años de edad? Conclusión

Creo que la aseveración más segura que tengo es que realmente pegarle a los niños no sirve para eliminar un comportamiento indeseable, sino todo lo contrario. Ponte a pensar ¿por qué agredimos físicamente a alguien para enseñarle? Honestamente no tiene el menor sentido.

Lo hacemos porque así nos enseñaron a nosotros, y nuestros padres fueron enseñados a hacerlo así por nuestros abuelos, y ellos fueron enseñados así por nuestros bisabuelos, y así sucesivamente.

Pero ¿acaso eso es lo correcto en cuanto a enseñanza? Nadie realmente aprende así. Recordemos que cuando éramos estudiantes, tuvimos mejores recuerdos y mejor enseñanza con la maestra que era más dulce, no la más odiosa.

Entonces, desprograma y aprende a que la violencia no es la solución. ¿Y qué ideas tienes para lidiar con la rebelión de los dos años? Escríbeme en los comentarios lo que piensas al respecto.

Leer también

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here