¿Cómo criar a tu hijo con un espíritu cristiano? Educación religiosa

¿Quieres saber cómo criar a un niño en un espíritu cristiano? Para los padres cristianos de hoy, la ansiedad puede ser un compañero constante. Más allá del estrés normal de la paternidad, el padre cristiano tiene un miedo mayor y más penetrante

¿Qué pasa si mi hijo deja la fe? Tal miedo puede dejar a un padre sin dormir y consumido por la preocupación.

Incluso si todo parece ir bien a medida que el niño pasa de la infancia a la edad adulta, esta ansiedad se aferra al alma, como un huésped inoportuno que simplemente no saldrá de la casa.

¿Cómo criar a tu hijo con un espíritu cristiano?

¿Qué puede hacer un padre cristiano? ¿Existe algún secreto para criar hijos para ser cristianos fieles?

Si bien no existe una fórmula única que produzca mágicamente una descendencia cristiana, hay algunas cosas a tener en cuenta que podrían aliviar los temores que permanecen en el fondo durante lo que deberían ser los mejores años de la vida de un padre.

Las dos metas del padre cristiano

Criar hijos cristianos en realidad implica dos objetivos relacionados, pero distintos. El primero es el mismo que para cualquier padre: formar a los niños en adultos bien ajustados y maduros.

El segundo es particular para el padre cristiano: ayudar a los niños a hacer suya la fe cristiana. Paradójicamente, enfocarse en el último objetivo a menudo resultará en que ambos objetivos se queden cortos, mientras que enfocarse en el primero puede hacer que sea más probable que ambos se logren.

¿Cómo criar a tu hijo con un espíritu cristiano? Educación religiosa
¿Cómo criar a tu hijo con un espíritu cristiano? Educación religiosa

Es una bendición tener la oportunidad de criar hijos. Esto es cierto tanto para los creyentes en Cristo como para las personas que no tienen una relación con Dios.

Pero si eres una persona de fe, es tan importante transmitir una herencia espiritual que tus hijos puedan transmitir a sus hijos.

Pon a Cristo primero en tu vida

Esto es, por supuesto, más fácil decirlo que hacerlo. Sin embargo, siempre debes ser consciente de que estamos enseñando a los niños todo el tiempo.

Lo que quiero decir es que incluso cuando estamos sentados frente al televisor, les estamos enseñando algo (como lo que consideramos divertido, apropiado o interesante).

Cuando criamos a nuestros hijos, deben vernos consistentemente poner a Cristo primero en todo lo que hacemos, incluido nuestro tiempo (poner a Cristo primero en los domingos…no en los deportes o en los planes de viaje) y nuestro dinero (enseñar y mostrar a sus hijos que usted da al ministerio local) de la Iglesia).

Modele cómo debería ser un cristiano

La Biblia habla de cómo Dios es santo y nos anima a ser santos también. Nunca seremos perfectos como lo fue Cristo, pero ser santo no significa perfección (como lo es Jesús) sino más bien un significado «apartado».

Debemos ser diferentes al mundo exterior. Las personas deberían poder notar que creemos en Jesucristo.

No porque estemos orgullosos y piadosos como los fariseos de pie en las esquinas para rezar, sino que nuestros amigos y vecinos deberían poder decir que somos diferentes en la forma en que actuamos e interactuamos entre nosotros y con el mundo.

Nuestros matrimonios deben ser diferentes (lamentablemente, la tasa de divorcios no siempre es muy diferente en la iglesia como fuera de la iglesia) a medida que seguimos el ejemplo de Cristo.

Amaba a su novia (la iglesia) y dio su vida por ella. Nuestros hijos ciertamente sabrán que no somos perfectos, pero deben saber que somos auténticos (reales tanto en nuestra vida cotidiana como en los domingos por la mañana).

Hacer de la familia una prioridad

Nuestra relación con Dios es lo primero, nuestro compromiso con nuestra familia es lo siguiente, y nuestra dedicación a nuestro trabajo es la tercera. Nuestra familia debe ser una prioridad.

Esto suena simple, pero los cristianos a menudo luchan en esta área cuando estamos ocupados tratando de amar tanto a los demás que algunas veces descuidamos a nuestra familia en casa.

Sé que esta es una lucha para muchos ministros en la iglesia. Siempre hay algo para estar…o alguien con quien hablar…o una reunión para asistir…o un grupo para dirigir.

Todos debemos entender que nuestra familia debe ser una prioridad si queremos tener una relación saludable con Dios. Tus hijos podrán saber si realmente son una prioridad o no.

Enseña a tus hijos la Biblia y sobre Dios.

Hacer que tus hijos aprendan la Biblia y sobre Dios debe venir de ustedes como padres.

Claro que la iglesia es de gran ayuda en esto, pero no descuides tu deber y responsabilidad de enseñar a tus hijos acerca de Dios. La iglesia es una gran fuente para esto también, pero debe comenzar primero con nosotros como padres.

Asegúrate de estar conectado a una iglesia

Usted y sus hijos necesitan estar conectados a una iglesia. Es parte de nuestra sangre de vida como cristianos estar conectados con otros creyentes.

Esto también es muy importante para tus hijos, ya que generalmente tendrán otros amigos fuera de la iglesia que no se crían de una manera piadosa y que pueden ser malas influencias en sus vidas.

Ciertamente, otros niños cristianos no serán perfectos, pero a menudo tendrán un sistema de valores mucho mejor que los que están fuera de la iglesia.

Algunos padres sienten que es adecuado dejar a sus hijos en la iglesia mientras se van a casa y duermen un poco más. Este es un mal mensaje para sus hijos y lo verán rápidamente.

Si no es lo suficientemente importante para que te quedes, tus hijos sentirán que tampoco es tan importante para ellos quedarse.

Anime a tus hijos a tener influencias piadosas en sus vidas.

Esto puede venir en forma de tías, tíos, abuelos, maestros y otros creyentes. Anima a tus hijos no solo a ver y escuchar a Dios a través de su vida, sino también a través de otros que conocen y aman al Señor.

Esto les dará una perspectiva más amplia y les mostrará que es importante conocer y adorar a Dios.

Ore regularmente con y para sus hijos.

La oración es importante para todos los creyentes. El tiempo de oración en el hogar será otro tiempo de enseñanza para tus hijos.

Les enseñará que crees que es importante orar a Dios antes de las comidas (agradeciendo a Dios por nuestras provisiones diarias).

Pero también les enseñará regularmente que crees que hay un Dios que quiere hablar contigo y tener una relación contigo.

Esto es tan importante a medida que crecen y alcanzan la edad adulta y deciden si es importante para ellos continuar con esta creencia en Dios. Si no rezas mucho con y por tus hijos, estarás modelando algo para ellos que dificultará su desarrollo de fe.

Sirve a otros con tu hijo / hijos

Educación religiosa
Educación religiosa

La Biblia enseña constantemente que nosotros, como cristianos, debemos ser servidores. Cristo mismo vino y sirvió a otros mientras caminaba por esta tierra. Necesitamos estar sirviendo a las personas también.

Te animo a que encuentres proyectos en los que puedas servir a Dios con tu hijo. Incluso si son muy jóvenes y no pueden ayudar demasiado, todavía hay cosas como sonar una campana de Navidad del Ejército de Salvación.

Ayudar a una persona mayor que tiene algunas necesidades básicas (recoger alimentos o cambiar una bombilla u otras necesidades).

Ser creativo. Lo importante es que su hijo comprenda que la vida no se trata solo de nosotros. Vivimos esta vida con la vista puesta en la próxima vida. La vida es más que nuestra propia satisfacción personal y se trata de los demás y lo más importante, de Dios.

El significado de la muerte y resurrección de Jesús

Si bien este principio parece obvio, los padres a menudo descuidan contar a sus hijos la historia básica del Evangelio, suponiendo que ya saben que Jesús vino a la tierra como un bebé, derramó voluntariamente Su sangre en la Cruz, y murió y resucitó para pagar la pena por el pecado

Los niños pueden entender el concepto de gracia, o favor inmerecido, a través de nuestra crianza de los hijos. Cuando ofrezca gracia a tu hijo, relaciónala con la gracia que Dios nos mostró al enviar a Su Hijo y perdonar nuestros pecados. Podemos modelar nuestra propia necesidad de un Salvador cuando el pecado es evidente en nuestras vidas.

¿Cómo criar a tu hijo con un espíritu cristiano?

En cada caso, una simple charla sobre el pecado y el Evangelio o una conversación de seguimiento sobre el mensaje de salvación de un orador le abrió la puerta para preguntarle si le gustaría creer en Jesús.

Para que las verdades del Evangelio se vuelvan reales para los niños, primero deben entender que:

  • Jesús nos ama tanto que vino a la tierra por nosotros (Juan 3:16)
  • Nos enseñó a vivir y conocer a su padre
  • Murió en la cruz en nuestro lugar
  • Jesús derrotó el pecado y la muerte a través de su resurrección

¿En qué momentos podemos hablar sobre la fe cristiana?

Tiempo en el automóvil

¿No parece que la mayor parte del tiempo que pasan juntos como familia es cuando están en el automóvil, en camino a la siguiente cosa que tienen que hacer?

Intenta apagar la radio y pregúntales a tus hijos qué altibajos tuvieron durante el día. Luego tómate un momento para rezar por el evento al que te diriges a continuación.

Tiempo enfermo

Otro período significativo de tiempo que tienes con tus hijos ocurre cuando están enfermos y tienen que quedarse en casa desde la escuela.

Si bien nadie espera que su hijo se enferme, sí proporciona tiempo para tener una conversación saludable.

El tiempo de enfermedad te da la oportunidad de ver videos o escuchar música juntos. Entonces, ¿por qué no elegir videos que naturalmente conduzcan a hablar sobre temas de fe y vida?

Hora de acostarse

Puede que no haya un mejor momento para hablar sobre la fe que antes de acostarse. Comparte los altibajos del día y luego tómate el tiempo para rezar el uno por el otro.

Con los adolescentes puedes preguntar: «¿Qué hay en tu horario mañana por el que puedo rezar? ¿Alguno de tus amigos necesita oración por algo?

Hora de comer

Tomar un momento para darle gracias y alabar a Dios antes de comer establece un ritual que permanece con los niños hasta la edad adulta.

Tiempo de vacaciones

Viajar juntos por una larga distancia o simplemente escaparse en un largo viaje de fin de semana puede ser un buen momento para restablecer la fe en tu familia.

¿Cómo criar a tu hijo con un espíritu cristiano? Educación religiosa
¿Cómo criar a tu hijo con un espíritu cristiano?

Da el diezmo del 10 por ciento de tu tiempo de vacaciones a Dios. Haz un proyecto de servicio familiar, tómate un tiempo tranquilo para leer la Biblia juntos o tenga una devoción familiar cada día.

En la última noche de tus vacaciones, pasa tiempo en oración y adoración. Esto no tiene que ser elaborado: simplemente escucha algunas canciones cristianas contemporáneas y tómate un tiempo para agradecer el tiempo que pasaron juntos.

Túrnense para compartir algo de lo que estaban agradecidos en el viaje y algo que esperan cuando lleguen a casa.

Tiempo uno a uno

Una de las mejores cosas que puede hacer como padre es establecer el ritual del tiempo individual con cada uno de tus hijos.

Puede ser semanal o mensual, pero debes integrarse a su ritmo de vida. Si no se establece esta vez, te dejará diciendo más adelante en la vida: «Debería haber hecho eso».

Pasa un fin de semana solo con cada uno de sus hijos, o establece una cita mensual para ver una película o cenar juntos. La actividad particular es mucho menos importante que su compromiso de pasar tiempo juntos.

¿Cómo criar a tu hijo con un espíritu cristiano? Conclusión

La realidad es que tienes tiempo para hablar sobre la fe con tus hijos. Solo necesitas aprovechar algunos de estos períodos de tiempo. Sí, estás ocupado, pero ten en cuenta que el tiempo es lo que haces de él.

A algunas personas les resulta más fácil conectarse con Dios a través de su entorno o rutina, mientras que otras prefieren el servicio o el uso de su intelecto.

El camino espiritual dominante de un niño proporciona más puntos potenciales de conexión con Dios. ¿Y estás criando a tu hijo en un espíritu cristiano?

Leer también

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here